Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

DIVORCIO EN ESPAÑA, EN BUSCA DEL RESPETO

La causa del divorcio es el matrimonio. Esta afirmación la hizo el gran cómico, ya fallecido, Groucho Marx.
Si alguien quisiera buscar razones filosóficas o morales, sobre si el divorcio es bueno o es malo, debe pedírselas al estado español

Publicado el

, cuyos legisladores nos dieron a todos la Ley del Divorcio, vigente desde el año 1.981.
Dicha ley está a disposición de todas las personas casadas, aunque, al menos, en Castilla y León, nuestras autoridades no la ponen al alcance de todo el mundo. En efecto, no hay folletos en que se pueda leer íntegramente.

A mi manera de ver, debiera ser de conocimiento general, ya que el estado español previó que los matrimonios pueden atravesar situaciones difíciles, que pueden conducir a los miembros de un matrimonio a pedir, juntos o a petición de uno de los cónyuges, la aplicación de la misma.

Sí considero importante que dicha ley sea conocida por todos los esposos de este país es, entre otras muchas razones, porque dicha ley permite a todos los esposos pedir la separación matrimonial a partir del primer año de matrimonio.

Muchos problemas y mucha tinta y muchos dramas evitarían todas las esposas y todos sus abogados, principalmente, si no alegaran años de maltratos o de desavenencias, cuando la ley, desde el año 1.981, ha permitido a todas esas esposas, y a menudo madres, estar separadas desde hace mucho tiempo. Se lo ha permitido la ley. Hoy se nos obliga, a todos, a admitir que puedan presentar demandas de separación alegando años y años de lo que sea.

No hemos obligado a ninguna esposa y madre a entrar en el matrimonio, no las hemos elegido esposo, ya que todo ello lo eligieron ellas. No las obligamos a ser madres contra su voluntad. Nadie las ha impedido utilizar la Ley del Divorcio para salir del matrimonio, para separarse del marido que ellas eligieron.

Es curioso, las esposas no han elegido a sus padres, ni a sus hermanos, ni a sus profesores y maestros, ni a su jefe del trabajo, normalmente. Muchas no han elegido al actual Jefe de Gobierno, ni al presidente de su comunidad o autonomía, ni a su alcalde, sin embargo, al menos en España, todas han elegido a su esposo.

Así pues, aunque haya a gente que no tenga interés en escucharlo o leerlo, todas las esposas españolas se han casado, libre y voluntariamente, con hombre de su elección y se han podido separar a partir del primer año de matrimonio, desde el año 1.981, por lo que dejo a su criterio averiguar las razones por las que se denuncian años de maltrato o se presentan demandas de separación o divorcio alegando años de problemas