Asociación Gallega de Padres y Madres Separados

Ayuda práctica, jurídica y psicológica padres, madres, separados, divorciados e hijos

COMUNICADO

La violencia de género existe, y es bidireccional.
También existe la violencia contra niños y ancianos, pero eso no interesa a las asociaciones de feministas

Publicado el

COMUNICADO:
En relación con la celebración del Día Internacional contra la Violencia de Género el próximo día 25 de noviembre, y en particular con la iniciativa que se presentará en Burgos en esa fecha, las asociaciones abajo firmantes deseamos manifestar:
Ante todo y para que no haya la más mínima sombra de duda, nuestro rechazo sin paliativos a toda forma de violencia y en particular a la violencia doméstica con independencia de quién la ejerza y quién la sufra, tanto entre la pareja como respecto de los demás miembros de la familia.
Que la violencia doméstica no puede reducirse a un esquema simplista y sesgado según el cual el varón es el perpetrador y la mujer la víctima. En este sentido, existen numerosos estudios científicos realizados sobre el tema por universidades y organismos oficiales de Europa, Estados Unidos, el Canadá, Australia y otros países con una cultura y nivel de desarrollo similar al nuestro, cuyos resultados avalan una percepción bidireccional de la violencia doméstica, con niveles similares de conflictividad para ambos sexos. Una pequeña, pero ilustrativa, recopilación de esos estudios puede consultarse en el "Informe Iceberg" (http://www.adiospapa.info/iceberg.htm), presentado en junio de 2001 ante la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer del Senado de España por un grupo independiente de padres separados.

 Que, a estas alturas, tenemos que remitirnos a estudios de otros países porque en España todavía NO se ha hecho un estudio de similares características, cuya finalidad objetiva sea, por encima de cualquier otra consideración, la búsqueda de la realidad social en la materia que nos ocupa y preocupa.
En este sentido, exigimos que se haga ese necesario estudio de carácter nacional, riguroso, científico y objetivo, en el que deberán tener cabida necesariamente las opiniones de TODOS los sujetos inmersos en el problema que se pretende analizar.
Lo demás, como venimos denunciando en la medida de nuestras posibilidades, raya en la demagogia, la injusticia y la demonización generalizada de una de las partes afectadas.
Que han sido en la mayoría de las ocasiones las propias instituciones las que han deformado y sobredimensionado, subjetivamente y sin datos fiables, la realidad de la violencia doméstica.
Es el caso de la macroencuesta auspiciada por el Instituto de la Mujer, cuyos resultados (dos millones de maltratadas), publicados en marzo de 2000, sirvieron de pretexto para la adopción de estrictas medidas legales, equivalentes en la práctica a la presunción de culpabilidad para el varón. Una situación de "indefensión anticonstitucional" especialmente constatable en los Tribunales de Justicia en general y en los procesos de separación y/o divorcio con hijos en particular.
(Como anexo a este manifiesto se acompañan las trece preguntas formuladas en esa macroencuesta, que elevan a la categoría de violencia comportamientos cuanto menos dudosos y en algunos casos incluso triviales.)
Que el enfoque institucional de la violencia doméstica yerra por parcial: orientándolo hacia la "violencia de género", donde se pretende circunscribir los actos de violencia dentro de la familia a una expresión de odio o menosprecio contra la mujer, cuando la realidad nos demuestra que hay víctimas y agresores de ambos sexos, indistintamente; independientemente de que las estadísticas sean desfavorables para las mujeres como víctimas de las formas más extremas de esa violencia (prácticamente las únicas que conoce la opinión pública: 111 víctimas mortales por violencia doméstica en el año 2000, según datos del Ministerio del Interior. 67 mujeres y 44 hombres).
Que, asimismo, condenamos todo intento de obtener rentabilidad política o económica del problema de la violencia doméstica, y especialmente de sus casos más dramáticos; así como toda manipulación social o informativa o toda medida legal destinada a generalizar el significado de esos casos aislados (que, repetiremos hasta la saciedad, somos los primeros en aborrecer), que lo único que han logrado hasta el momento es abrir una verdadera guerra de sexos en España y el consiguiente rechazo social a amplios sectores de la población masculina, condenados si tan siquiera ser escuchados.

 ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS Presidente: Juan Luis Rubio Teléfono: 91 369 2977
UNIÓN DE SEPARADOS Y SEPARADAS DE MADRID Presidente: Costancio Arellano Teléfono: 91 523 4570
FEDERACIÓN ANDALUZA DE PADRES Y MADRES SEPARADOS Presidente: Antonio Pino Pacheco Teléfono:639 61 1501
ASOCIACIÓN GALEGA DE PAIS E NAIS SEPARADOS Presidente: Antonio Diaz Piñeiro Teléfono: 679 41 50 33
ANEXO
En virtud de la macroencuesta publicada por el Instituto de la Mujer en marzo de 2000, se consideró "mujeres técnicamente maltratadas" a las que habían respondido con las palabras "frecuentemente" o "a veces" al menos a una de las trece preguntas siguientes, referidas al marido o compañero:
¿Le impide ver a la familia, o tener relaciones con amigos, vecinos?
¿Le quita el dinero que Vd. gana, o no le da lo suficiente que necesita para mantenerse?
¿Le insulta o amenaza?
¿Decide las cosas que Ud. puede o no hacer?
¿Insiste en tener relaciones sexuales aunque sepa que usted no tiene ganas?
¿No tiene en cuenta las necesidades de Vd (le deja el peor sitio de la casa, lo peor de la comida...)?
¿En ciertas ocasiones le produce miedo?
¿Cuando se enfada llega a empujar o golpear?
¿Le dice que a donde va a ir sin él (que no es capaz de hacer nada por si sola)?
¿Le dice que todas las cosas que hace están mal, que es torpe?
¿Ironiza o no valora sus creencias (ir a la iglesia, votar a algún partido, pertenecer a alguna organización)?
¿No valora el trabajo que realiza?
¿Delante de sus hijos dice cosas para no dejarle a Ud. en buen lugar?
La macroencuesta así formulada arrojó la conocida cifra de casi dos millones de mujeres españolas maltratadas (1.865.000, exactamente).
La macroencuesta se aplicó a una muestra de 20.552 mujeres. No se aplicó a hombres.